Acerca de

Cuando los niños han desarrollado suficiente lenguaje y significados empiezan a jugar con ellos y demuestran su dominio y ejercitan su creatividad construyendo ellos mismos oraciones simples que nunca antes han oído. Hablan de sí mismos: de lo que quieren, de lo que sienten, de lo que saben. Un hito de esta etapa de desarrollo es la creación de la oración “Yo sabo”. Construcción cándida e incorrecta, pero propia, llena de sentido y de significado. Ambiciosa. Una demostración de poder, de futuro. De lo que queremos ser.